El próximo martes 23 de julio se cumplirán tres años desde que el Gobierno colocó la primera piedra de la tan anhelada obra de la Vía de Evitamiento de Chimbote. En el 2016, a solo días de concluir su mandato, el entonces presidente del Perú, Ollanta Humala Tasso, arribó hasta el kilómetro 415 de la carretera Panamericana Norte -a la altura del distrito de Samanco- para anunciar el inicio de los trabajos. Sin embargo, hasta el momento los chimbotanos no hemos visto mayores avances de esta obra.

MILLONES EN JUEGO

La vía de evitamiento supone una de las más grandes inversiones hechas en las carreteras de Áncash. Se trata de una construcción de por lo menos 40 kilómetros de asfaltado, con doble carril, cuyo inicio esta ubicado frente al cruce del balneario de Besique y se extendería hasta el distrito liberteño de Guadalupito.

La obra se encuentra financiada directamente por el Ejecutivo, específicamente por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), con un monto de 144 millones de dólares. La empresa concesionaria a la que se le ha encargado la ejecución de estos trabajos es Autopistas del Norte.

Debido a la crisis económica que vive Áncash desde el 2014, el inicio de los trabajos se presentaba como una importante salida para reactivar la economía de esta región, golpeada por la corrupción y el desempleo. Hoy, después de tres años, los ciudadanos se preguntan ¿qué más se hizo después de la primera piedra que colocó Ollanta Humala?

PRESIÓN

Para que los ancashinos abracen la posibilidad del inicio de los trabajos de la vía de evitamiento, se gestaron diversas protestas sociales en las que participaron diferentes autoridades y frentes de la sociedad civil organizada.

Para el congresista ancashino Carlos Domínguez Herrera (Fuerza Popular), sí bien la presión social ayudó, también generó que la obra empiece mal.

“Al parecer el gobierno de ese entonces, solo se comprometió por la presión social, cuando se vino a colocar la primera piedra para el inicio de los trabajos, no tenían ningún expediente, ningún estudio, es por eso que con este gobierno, prácticamente se ha tenido que empezar de cero”, explicó en diálogo con Correo.

LIBERACIÓN

Actualmente son dos los factores principales por los cuales los chimbotanos aún no podemos ver ejecución de trabajos. El primero de ellos, tiene que ver con la liberación de 258 predios en Áncash, por donde pasará esta vía. Por el momento ya se han conseguido liberar los 10 primeros kilómetros, sin embargo desde el kilómetro 11 hasta el kilómetro 30 de la futura vía, aún no se han concluido las negociaciones con los posicionarios.

Tanto Provías Nacional así como la Municipalidad Provincial del Santa (MPS), se han comprometido al acompañamiento técnico a fin de que se pueda concretar la liberación de estos predios.

Si bien la concesionaria podría iniciar los trabajos en la parte que ya está liberada, nada le garantiza que cuando estos terminen, los otros tramos de la vía ya estén despejados y pueda realizar un trabajo continuo, y no presentarse posteriores paralizaciones de obras.

“El tema de la liberación de las tierras ya está bastante avanzado, diría yo que tenemos por lo menos un 80% de avance, creo que será a lo mucho 30 o 40 días para concretar todo esto”, expresó el congresista Domínguez, quien a inicios de este mes convocó a una mesa de trabajo justamente para evaluar este tema.

Ahora bien, además del problema de los predios, también está pendiente la firma de la Adenda 4, esta tarea sí se encuentra en la cancha del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). A decir del legislador, Domínguez Herrera, el factor burocrático ha jugado en contra para que este trámite pueda cumplirse.

“El MEF tiene la adenda 4, han ido levantando observaciones, lo lamentable de esto es que existe mucha burocracia, se han ido generando observaciones técnicas. La burocracia interna dentro del MEF nos limita”, sostuvo.

Si bien los actuales funcionarios del MEF se han comprometido a darle celeridad a los trámites para la firma de esta adenda, Domínguez advierte que un cambio de titular de Economía en los próximos días (siempre se suelen hacer cambios de ministros en 28 de julio) podría volver a estancar el proceso.

VOLUNTAD

Para el presidente colegiado del Frente de Defensa y Desarrollo de la Provincial del Santa, Fernando Andrade Moreno, no hay justificación que valga para que hasta el momento no se vean los trabajos físicos de la obra de evitamiento.

Si bien, el dirigente reconoce el esfuerzo encaminado en las negociaciones para la liberación predios, considera que el problema fundamental para este retraso es “falta de voluntad política”.

“La verdad es que no ha habido una voluntad política para hacer que esta vía se haga realidad, nos ha faltado también hacer presión social a los ciudadanos y a la clase política. Necesitamos hacerle saber al Ministerio de Transportes el reclamo y que de una vez se haga realidad la obra”, señaló.

Aunque reconoció la molestia de los ciudadanos por los retrasos, anunció que primero optarán por el diálogo con los representantes políticos de Áncash y también con el mismo titular de Transportes, a fin de hacerle sabe la molestia por los retrasos.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × cinco =

Translate »