En el 2010 y 2011, las cuñadas y esposa de José Luis Cavero Astete, hombre de confianza del exalcalde de Arequipa, Alfredo Zegarra, formaron las empresas constructoras JHJ y Eloim. En Registros Públicos, Carmela Chacón Ramírez (esposa de Cavero) y su hermana Lourdes son las dueñas de estas empresas que, en forma consorciada, contrataron con la Beneficencia Pública de Arequipa, una entidad que depende de la municipalidad provincial, en donde laboraba Cavero.

No solo habría una violación a la ley de contrataciones (familiares de funcionarios no pueden contratar con el Estado). Hay otros cuestionamientos.

Las empresas de la familia de Cavero solo consiguieron ganar contratos en municipalidades de Arequipa Renace, el movimiento político liderado por Alfredo Zegarra y en donde militaba Cavero.

JHJ y Eloim contrataron con la Municipalidad Distrital de Quequeña, cuyo alcalde era José Palomino, y la municipalidad de Sachaca, bajo la dirección de Santos Salinas. Otra contratante fue la comuna de Sachaca a cargo de Evaristo Calderón. En La Joya, cuyo alcalde era Juan Herrera, también hicieron obras.

Sin embargo, en la Municipalidad Distrital de Majes, bajo las dos gestiones de Elard Hurtado, lograron la mayor cantidad de licitaciones. Todos estos alcaldes se eligieron con la divisa de Arequipa Renace. Las empresas de la familia de José Luis Cavero hicieron contratos por más de S/ 22 millones con esas comunas.

Mercado de Majes

Además de las sospechas de favoritismo, en Majes, las obras a cargo de las empresas de los Cavero ocasionaron pérdidas millonarias. Los malos manejos se encuentran descritos en el Informe 1036-2018 de la Contraloría General de la República.

En 2015, se otorgó la buena pro para la construcción del mercado del distrito al consorcio Majes 1, formado por Eloim y JHJ. La obra de S/ 9 153 000 fue abandonada. El consorcio no la terminó.

Además, entregaron cartas fianza falsas a la institución. Los funcionarios y el alcalde de esta municipalidad, lejos de fiscalizar, le dieron la mano al consorcio para que estafe a la comuna. Las cartas fianza son garantías. En caso de incumplimiento, la institución contratante procede al cobro para continuar la obra.

Antes de iniciar la construcción del mercado, Lourdes Chacón presentó las cartas fianza 01296502099, 01296502101 y 01296502100 del banco Scotiabank a la municipalidad. Estos documentos eran adulterados. El gerente municipal Eleodoro Rodríguez Valencia tenía la obligación de verificar la autenticidad de las mismas, pero no lo hizo.

El 29 de octubre de 2015, se iniciaron los trabajos. Cinco meses después, la unidad de Tesorería emitió un informe señalando que las cartas fianza eran falsas. Esta irregularidad fue puesta en conocimiento del gerente Rodríguez y el entonces alcalde Elard Hurtado, pero ellos no dispusieron ninguna investigación ni la resolución del contrato.

La empresa de la familia Cavero incumplió el contrato, pero no se pudo cobrar las cartas fianza porque eran falsas.

Les pagaron por obras que no hicieron

La Contraloría señala en su informe que la municipalidad le pagó a estas empresas por obras que no se hicieron. El contrato, firmado entre el consorcio y la municipalidad, establecía pagos de acuerdo al avance de la obra. Se desembolsaron S/ 8 millones correspondientes al 92.92% del avance, pero en realidad se llegó a invertir S/5 millones, correspondientes al 36.84% de avance.

Cuando la comisión auditora de la Contraloría acudió al mercado, encontró que no había techo en lugares donde se dijo que habría esta infraestructura. Tampoco se construyeron escaleras como se aprecia en la foto; en la inspección, se colocó una escalera de madera provisional.

Las empresas Eloim y JHJ se encuentran inhabilitadas por cartas fianza falsas.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + 8 =

Translate »