Durante el cuarto día de interrogatorios en Brasil, la fiscal Norma Geovana Mori tomó nota de las declaraciones de Luis Eduardo de Rocha Soares, extesorero internacional de Odebrecht, quien confirmó que la Banca Privada de Andorra fue utilizado por la constructora brasileña para pagar sobornos a cambio de obras en el país.

A través de esta cuenta, Odebrecht le pagó a Miguel Atala, vicepresidente de Petro-Perú durante el segundo gobierno de Alan García, la suma de 1,3 millones de dólares por la supuesta venta de un terreno de más de 21,000 metros cuadrados ubicado en El Agustino.

“Todas transferencias de dinero eran justificadas con contratos ficticios que fue depositado en la Banca Privada de Andorra y de eso tenía conocimiento todos. Sobre quienes más (además de Miguel Atala) eran los beneficiados con estos pagos lo va a decir el señor Barata”, dijo la fiscal Geovana Mori.

En el año 2007, Odebrecht le depositó a Miguel Atala la millonaria cifra a través de un contrato ficticio. Ese predio nunca le perteneció al exfuncionario del segundo gobierno de Alan García, ya que desde 1962, ese terreno figuraba en registros públicos a nombre del Estado hasta el 2011, año en el que fue cedido de manera gratuita para la construcción del tramo 2 del Metro de Lima, obra que estuvo a cargo de Odebrecht.

Lo declarado por Luis Eduardo de Rocha Soares explica que el pago que dio Odebrecht a Miguel Atala, por el terreno que en todo momento le perteneció al Estado, fue un soborno que entregó la constructora brasileña para que ganara la licitación de la millonaria obra.

Luis Eduardo de Rocha Soares añadió que en estos actos ilícitos están involucrados entre 6 y 7 funcionarios peruanos, detalles que contará Jorge Barata cuando sea interrogado.

Fuente La República

Translate »