Por 18 votos en contra y 5 a favor, el Consejo Regional de Áncash desaprobó la contratación directa de los bienes y obras que ha ejecutado la gestión del gobernador Juan Carlos Morillo Ulloa durante el estado de emergencia a causa del coronavirus.

La mayoría de los consejeros regionales acordaron rechazar el pedido de aprobación que hiciera la autoridad regional con respecto al procedimiento de compra en vía de regularización del Plan Regional de Reforzamiento de los Servicios de Salud y Contención y del Plan de Emergencia para Aislar a las Personas con COVID-19 en Huaraz y Chimbote, valorizados en S/52 075.647.

El consejero por la provincia del Santa, Rubén Sandoval Cano, desestimó la solicitud de Morillo Ulloa porque “el gobierno regional no ha cumplido con presentar la documentación pertinente e incumplir con lo establecido en las normas vigentes”.

“Hemos tomado esta decisión porque no se ha adjuntado el sustento técnico legal para aprobar el pedido; además porque hay investigaciones en curso por las compras de equipos y ambulancias, no podemos decir que aquí no pasa nada”, declaró a El Comercio.

Por su parte, el representante de la provincia de Carhuaz, Javier Cantu Mallqui, votó a favor del requerimiento del gobernador regional y exhortó al gobierno regional a presentar lo más pronto posible la documentación para continuar con el proceso.

“Estamos en una situación de emergencia y no podemos esperar. Estamos en una guerra y en una guerra todos debemos unir esfuerzos. El Ejecutivo debe presentar los documentos y llamar a una reunión extraordinaria porque la población no puede esperar, el coronavirus está matando a la gente”, manifestó durante una sesión extraordinaria virtual.

El pleno también admitió la propuesta de que se derive la documentación a la Comisión de Fiscalización del Consejo Regional, a la Contraloría y a la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Huaraz y El Santa para que se investiguen presuntas irregularidades que se han denunciado sobre las compras de ambulancias y las obras de remodelación de los ambientes COVID-19.

Por su parte, el gobernador regional de Áncash, Juan Carlos Morillo Ulloa, mediante un pronunciamiento, criticó la decisión de la mayoría de consejeros regionales y les exhortó a reflexionar y reconsiderar lo solicitado.

“El Gobierno Regional de Áncash lamenta la actitud irresponsable de la mayoría de consejeros regionales, quienes se han puesto de espaldas a la necesidad de la población ancashina de mejorar y ampliar las atenciones por el COVID-19, poniendo en riesgo la salud pública y la vida de la población, así como la del personal de salud”, se lee en el comunicado.

Morillo Ulloa señaló que “la aprobación de las contrataciones directas implica solamente la exoneración del procedimiento de selección para que en vez de licitar se contrate de manera directa, tal como lo establece la normativa vigente en estos casos”.

La autoridad regional se comprometió a rendir cuentas de las acciones y del gasto ejecutado. “Nos comprometemos a que, una vez finalizado el procedimiento de contratación directa, daremos cuenta documentada y detallada de las acciones y del gasto ejecutado, no solo al Consejo Regional sino a la Contraloría General de la República y ante cualquier instancia que sea pertinente en el marco de la transparencia de nuestros actos”, afirmó.

La Fiscalía Anticorrupción de Áncash realiza las investigaciones preliminares en torno a presuntas irregularidades en la adquisición de equipos médicos, ambulancias y proyectos de remodelación de los hospitales de las ciudades de Nuevo Chimbote y Huaraz.

Fuente El Comercio

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − 4 =

Translate »