Dos comisiones del Congreso ya iniciaron el debate para la reforma constitucional, a fin de que los operadores de justicia puedan perseguir y sancionar a los corruptos sin que estos se escondan bajo el manto de la figura de la prescripción.

Sin embargo, la reforma no alcanzaría a todos los casos de corrupción. Esto se desprende de la mayoría de proyectos de ley presentados por las bancadas y el Ejecutivo y también por la forma discrecional con la que el gobierno optó por aplicar la muerte civil para los casos de corrupción.

Los proyectos de ley

Son siete los proyectos de ley tramitados hasta el momento sobre este tema. Uno corresponde al Poder Ejecutivo y las otras seis fueron formuladas por las bancadas del Congreso (ver infografía). Solo el Apra no presentó una iniciativa legislativa de reforma.

En la mayoría de proyectos, los legisladores se cuidan de dejar abierta la fórmula para que mediante ley se establezcan los delitos y la forma específica de la aplicación de la imprescriptibilidad.

El 8 de noviembre hubo un debate conjunto de las comisiones de Justicia y Constitución del Congreso. En aquella sesión, el congresista Mauricio Mulder apuntó que esta fórmula ayudaría a futuro incluir, solo mediante ley, otros delitos en los que también se podría aplicar la imprescriptibilidad, sin la necesidad de hacer una nueva reforma constitucional.

La trampa de la ley

Sin embargo, en opinión del parlamentario de Acción Popular, Yonhy Lescano, la citada fórmula ayudaría a restringir la aplicación de la imprescriptibilidad solo para delitos específicos de corrupción y no para la totalidad.

Su preocupación podría carecer de sustento de no ser porque el Ejecutivo actualmente ya viene aplicando la figura de la ‘muerte civil’ solo para casos específicos de corrupción, bajo un criterio de gradualidad.

“Según el decreto legislativo que sacó el gobierno, solo se aplica la muerte civil a quienes generan perjuicio por más de 15 UIT, como si los que causaron perjuicio por menos de esa cantidad no fueran corruptos”, cuestionó, en conversación con La República.

En su opinión, este tipo de medidas no van en concordancia con la demanda del país que exige “medidas severas contra la corrupción”. Lescano presentó otro proyecto de ley que plantea la imprescriptibilidad para la totalidad de delitos de corrupción.

Los particulares

Por otro lado, los proyectos de ley del Congreso no apuntan a garantizar la sanción penal contra las personas particulares que incurren en corrupción. El énfasis solo se da en los servidores públicos.

Los proyectos del Ejecutivo y el fujimorismo coinciden en que si una persona particular comete un acto de corrupción, el plazo de prescripción solo se duplicaría. Solo si el delito es cometido por un funcionario o servidor público, el plazo sería imprescriptible.

Si la reforma avanza de este modo, en el caso hipotético del pago de una coima, la justicia solo podría perseguir sin importar el tiempo al servidor público, mientras que la persona o empresario que entregó el soborno podría salvarse dentro de un plazo por la prescripción

Fuente Diario La República

Una Respuesta

  1. SANTIAGO (D) CALLE GONZA

    es que quienes legislan tienen que cuidarse de que la ley no se les aplique, aquí vale la pena a lo que dijo Jesucristo, “que levante la mano aquel que no ha pecado”, la ley debe ser para todos y no para unos cuantos. lo que pasa es que hay muchos que no hacen lo que predican.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

once + 5 =

Translate »