El empoderamiento de la institución arbitral en el país exige más transparencia y menos confidencialidad, sostuvo el experto en arbitraje Manuel Villa-García Noriega, tras resaltar las potencialidades del Perú para afianzarse como sede importante de esta institución.

“Esto teniendo en cuenta que constituye una alternativa totalmente viable ante una controversia”, sostuvo el experto en diálogo con el diario oficial El Peruano.

En ese sentido, considera que si bien no se puede difundir el contenido de los laudos de arbitrajes comerciales porque son privados, sí debería difundirse quienes eligen a los árbitros, a quienes se eligen como tales, cuántas veces estos son elegidos y cómo estos resuelven los arbitrajes.

A su juicio esta información debiera ser transparente y pública en todos los centros de arbitraje, atendiendo a que el árbitro por esencia y definición debe ser independiente.

Indicó, además, que conviene regular el arbitraje comercial y el arbitraje administrativo de manera diferente y no aplicar a este las reglas del arbitraje comercial.

En tanto que para mejorar el arbitraje en las contrataciones del Estado, Villa-García propuso la creación en Lima de una oficina estatal encargada de la designación de los árbitros por el Estado en todo el Perú, a fin de evitar que gobernadores y alcaldes los elijan en función a sus intereses.

El experto también afirmó que el arbitraje institucional resulta mejor que el arbitraje ad hoc, porque partiendo del tema económico en el arbitraje institucional existen tablas de cuantía que permiten conocer el costo del arbitraje.

En cambio, en el arbitraje ad hoc no existe parámetro, no hay referencia alguna y muchas veces se termina pagando más que en los arbitrajes administrados, detalló el especialista y socio del área de Litigios Comerciales y Arbitrajes del Estudio Olaechea.

Sostuvo, a su vez, que ante algún problema en la conformación del tribunal arbitral, en el arbitraje institucional sí existe la posibilidad de recusar a un árbitro o a todo el colegiado en una segunda instancia a la cual cualquiera de las partes puede acudir para informar respecto a los problemas que puedan surgir en el arbitraje.

Tesoro de monedas

A propósito de su reciente libro sobre la controversia de la propiedad de un tesoro de monedas acuñadas durante el virreinato del Perú, halladas en una fragata española hundida en 1804 y, actualmente en custodia de España, Villa-García propuso el inicio de negociaciones con ese país para que remita al Perú 273,120 monedas de ese tesoro. Si no se llega a un entendimiento, recomienda que el Perú, como Estado sucesor del Imperio Español y con derecho a recibir esas monedas, inicie un arbitraje contra España en el cual se aplique la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

Fuente El Peruano

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete + dos =

Translate »