Una alerta sanitaria lanzaron las madres de familia del comedor Santa Rosa, del distrito de San Jacinto en la provincia de Tumbes, cuando al destapar una lata de atún que les otorgan por el programa de alimentación complementaria y Pan TBC, encontraron gusanos en su interior, razón por la que solicitaron la intervención de la Defensoría del Pueblo y la Dirección Regional de Salud.

Ya en el lugar de los hechos, y al revisar las otras latas de conserva de pescado, el personal especializado no halló nada irregular en 9 latas de atún, pero sí se llevaron muestras para someterlas al análisis, pues la población aseguraba haberse sentido mal tras ingerir dichos alimentos.

En el caso del comedor Santa Rosa, son un promedio de 45 familias las beneficiarias, quienes se sorprendieron con este hecho.

A su turno, el gerente de Inclusión Social de la municipalidad de Tumbes, Carlos Feijóo, refirió que al tomar conocimiento del hecho solicitaron al proveedor de las conservas de atún que retire todo el lote, pues las fechas de producción datan del 2016 y vencen en el 2020 y las reemplace.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 2 =

Translate »