banner

Los retrasos en el inicio de la obra de reparación de la estación de bombeo y colector secundario de los servicios de alcantarillado de la localidad de Ciudad de Dios, en el distrito de San José (Lambayeque), genera un foco infeccioso que afecta la salud de la población.

Así lo alertó la Contraloría General de la República luego de supervisar el proyecto que está a cargo del Ministerio de Programa Nacional de Saneamiento Urbano (PNSU), del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), en el marco del Plan Integral para la Reconstrucción con Cambios (PIRCC). Este proceso se adjudicó a un consorcio para su formulación y ejecución por S/ 1 651 502.

El Informe n.° 149-2022 precisa que la entrega del terreno para ejecutar los trabajos se postergó hasta en dos oportunidades entre setiembre y octubre de 2022 a pedido del consorcio ejecutor. Agregó que esta situación se dio debido a que la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento de Lambayeque S.A. (Epsel) incumplió con otorgar al PNSU las facilidades técnicas y la información necesaria para la formulación y ejecución del proyecto.

El equipo auditor enfatizó que es imprescindible que las líneas de impulsión de las Estaciones de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR) n.° 1 y n.° 2 del actual sistema de alcantarillado de Ciudad de Dios estén operativas para ejecutar la obra.

En ese sentido, pidió al PNSU que, como entidad contratante, debería exigir a Epsel cumplir con realizar el mantenimiento oportuno de dichas líneas de impulsión.

El ente de control aseguró que dichas líneas se encuentran inoperativas e inundadas de aguas residuales y sin tratamiento. Además, no fueron consideradas en el expediente técnico de la obra para su reparación.

Explicó que la falta de mantenimiento ocasiona el desborde de aguas residuales y, por ende, contaminación del suelo y del aire, lo que atrae vectoresy lo vuelve un foco infeccioso de posibles enfermedades que afecten a la salud y calidad de vida de la población.

Al mismo tiempo, alertó que si el mal estado de las líneas de impulsión en ambas estaciones de bombeo continúa, entonces se pondría en riesgo la futura puesta en marcha de la obra, la operación de la misma y el funcionamiento del sistema de alcantarillado conforme a los objetivos del proyecto.

Por si fuera poco, la Contraloría advirtió que el proyecto podría ser ejecutado con deficiencias, lo que incumpliría el objeto del contrato, debido a que el PNSU aprobó el expediente técnico con incongruencias e inconsistencias en el sistema eléctrico.

Fuente La República

Translate »