cancelan_sospechosaHace 20 meses se accidentó una aeronave que participaba en un operativo antidrogas, pero en lugar de reemplazar la máquina, como indica el contrato con la aseguradora Mapfre, la Policía se decidió por adquirir motores. Al final no hizo nada.

Andrea Figueroa-Loayza Rodríguez, una joven estudiante de 23 años, ganó una licitación para venderle a la Policía Nacional tres motores de helicóptero de fabricación rusa Mi-17 por 6,4 millones de soles.

Andrea no es empresaria y mucho menos cuenta con experiencia en el mercado. Pero ella aparece como propietaria  de la compañía G-99 Representaciones, junto con su padre José Figueroa-Loayza Zapata, un comerciante que tampoco cuenta con conocimiento sobre equipos de defensa.

El pasado 29 de noviembre del 2013, la oferta que presentó la compañía de los Figueroa-Loayza, G-99 Representaciones, obtuvo la buena pro de la Dirección de Aviación Policial  (Diravpol). El 30 de diciembre, se confirmó la adjudicación. La firma G-99 Representaciones participó en solitario en consorcio con la empresa JSC Aviapromremservisis, supuestamente de origen ruso, cuyo representante es el mismo José Figueroa-Loayza. Es decir, no son empresas distintas sino la misma.

La Dirección de Aviación Policial convocó a licitación el 23 de octubre, coincidentemente, muy pocos días después que JSC Aviapromremservisis, el 24 de septiembre, inscribió como representante a José Figueroa-Loayza.

¿Cómo pudo Figueroa-Loayza ganar una millonaria licitación con una empresa recién inscrita con su hija de 23 años como pantalla?

EL VIEJO TRUCO

“La empresa Aviapromremservisis es rusa y yo soy su representante. JSC Aviapromremservisis tiene prestigio internacional. Yo soy un vendedor profesional, pero es cierto que es la primera vez que estoy en el negocio de los motores de helicóptero”, explicó a La República José Figueroa-Loayza.

Sin embargo, JSC Aviapromremservisis no es fabricante de motores. Se trata de una compañía intermediaria. El gobierno ha dispuesto que las adquisiciones de equipos de defensa deben efectuarse con las fábricas y de gobierno a gobierno. Este no es el caso.

José Figueroa-Loayza confirmó que su representada, JSC Aviapromremservisis, no fabrica motores para helicópteros rusos Mi-17.

En el proceso de licitación, participaron seis compañías. El consorcio Carpajo-EIT Component ofertó 5,8 millones de soles frente a los 6,4 millones de G-99 Representaciones-JSC Aviapromremservisis. Carpajo ganó con su propuesta económica, pero obtuvo menor puntaje por aspectos técnicos respecto a G-99.

Por eso, según el acta de la licitación, la firma Carpajo expresó su rechazo al resultado de la licitación porque su propuesta era la mejor.

En comunicación escrita al Ministerio del Interior, el representante de Carpajo, Carlos Iriarte, señaló que la Dirección de Aviación Policial aceptó la propuesta del consorcio G-99 Representaciones-JSC Aviapromremservisis, sin sustentar documentalmente su oferta. Además, Carpajo proveyó información según la cual Aviapromremservisis vendía motores de helicópteros siniestrados.

JOSÉ FIGUEROA – LOAYZA NEGÓ LA ACUSACIÓN

Sorpresivamente, la Dirección de Aviación Policial declaró desierta la licitación el 15 de enero de este año. ¿El motivo? El consorcio G-99 Representaciones-JSC Aviapromremservisis no acreditó la Carta Fianza que manifestaba la seriedad de su oferta. Es decir, la Policía Nacional le había dado la buena pro a una empresa de dudosa reputación.

“Efectivamente, no teníamos la carta fianza. No nos llegó a tiempo”, explicó José Figueroa-Loayza. En realidad, sin ese documento no debieron participar en la licitación.

Fuentes del despacho del ministro Walter Albán expresaron su preocupación por el proceso de licitación que se inició en la gestión anterior. Indicaron que la Dirección de Aviación Policial era completamente responsable de lo sucedido.

MALA COSTUMBRE

El 9 de mayo del 2012, durante una operación antidrogas en Satipo (Junín), un helicóptero Mi-17 pilotado por el comandante PNP Rodolfo León Gavilán, sufrió un accidente que le costó la vida al propio oficial. Desde entonces, la Dirección de Aviación Policial ha sido incapaz de recuperar la aeronave.

La aseguradora Mapfre Perú declaró la pérdida total de la máquina. De acuerdo con el contrato con la PNP, la empresa procedió a reponer el helicóptero. La policía recomendó comprar a la compañía  fabricante rusa Helicopters MI, el 4 de setiembre del 2012, según el informe del jefe de Aviación Policial coronel Martín Mariño Vigo. Mapfre comunicó con su conformidad.

Como resultado de la negociación, el 25 de febrero del 2013 se firmó un contrato de compra-venta entre Mapfre y Helicopter MI. Pero justamente en ese momento el jefe de la Dirección de la Aviación Policial, coronel Martín Mariño Vigo, fue reemplazado por el coronel  Miguel Limo Degolla. Limo se negó a cumplir con el contrato. Todo regresó a fojas cero.

Increíblemente, el 5 de abril del 2013, el coronel Miguel Limo comunicó a la aseguradora Mapfre Perú que ya no quería la reposición del helicóptero siniestrado sino que le transfirieran el dinero correspondiente: 6 millones 747 mil 603 dólares (aproximadamente 18,8 millones de soles), según documento cuya copia tiene La República.

“Yo no tenía conocimiento del contrato entre la empresa Helicopter MI y Mapfre. Además, yo desconozco el origen de la empresa que vendía el helicóptero. Yo no tengo información sobre la reputación de la empresa extranjera. No puedo tomar decisiones que afectan a nuestro sector. Nosotros necesitábamos helicópteros volando, la mayor cantidad”, explicó el coronel Miguel Limo.

OTRA JUGADA MÁS

Sorprendentemente, en lugar de comprar un helicóptero nuevo, en cumplimiento del contrato con la aseguradora Mapfre Perú, el coronel Limo optó por convocar a licitación para adquirir tres motores usados con el propósito para hacer volar a tres helicópteros.

La lógica del coronel Limo era que, en lugar de contar con una nueva aeronave, mejor sería tener tres volando.

La verdad es que 20 meses después del accidente que ocasionó la pérdida de un helicóptero Mi-17, hasta ahora la Dirección de Aviación Policial no ha comprado nada.

Al enterarse el despacho del ministro Walter Albán de las irregularidades en la compra de motores a empresas intermediarias, intervino para suspender todo el proceso.

“Hemos pedido al ministro que sea el titular de las compras de los helicópteros que necesitamos con urgencia para nuestras operaciones contra el narcotráfico y el terrorismo”, dijo el jefe de la Dirección de Aviación Policial, coronel Miguel Limo.

Empero, fuentes del despacho ministerial cuestionaron que la Dirección de Aviación Policial no concluya con el proceso de reposición de un helicóptero siniestrado.

“Han demostrado ineficiencia, incapacidad, descuido y negligencia. No es posible que tarden tanto en reemplazar un equipo contando con todo el dinero y el respaldo logístico. Son actuaciones inaceptables y se van a tomar medidas”, dijeron las fuentes del Ministerio del Interior.

La Policía Nacional solamente cuenta con seis helicópteros, de los cuales dos se encuentran en condición de operativos. Casi nada. La ineficiencia afecta la lucha contra el crimen.

CLAVES

Qué Raro. La empresa JSC Aviapromremservisis estaría relacionada con JSC Oscar Avia Group, una compañía representada en Perú por la rusa Ludmila Jor. Ella trabajó para el empresario israelí Moshe Rothschild, un traficante de armas prófugo de la justicia peruana.

Moscas. El ministro del Interior, Walter Albán, ha resuelto investigar el caso por la cadena de irregularidades en el proceso de reemplazó del helicóiptero Mi-17.

Escrutado. El coronel PNP Martín Mariño es investigado por aprobar la reparación de un Antonov que nunca recibió mantenimiento.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − 4 =

Translate »