La línea 1 del metro de Quito, el primero de Ecuador, inició este 25 de marzo los recorridos de prueba de sus primeros trenes. La inauguración de este metro subterráneo está prevista para finales de año. Luego de un proceso de licitación que duró alrededor de dos años, las obras se iniciaron en abril del 2016 y se tiene previsto que terminen luego de cuatro años. El monto total de inversión del proyecto incluyendo material rodante, expropiaciones y costos de administración se estima en US$2.010 millones para los 22,6 km.

El proyecto permitirá una duración de viaje de 34 min. de un extremo a otro (tiempos actuales de 2 horas), con 15 estaciones operativas, localizadas en promedio cada 1,35 km. Incluye como material rodante 18 trenes de 6 coches cada uno, con una capacidad para 1.500 personas y con una frecuencia de cuatro minutos en hora pico, movilizando en su operación alrededor de 450 mil personas por día.

El promedio para un proyecto de metro, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es de aproximadamente US$97 millones por km. En el caso de Quito, el presupuesto es de US$89 millones por km. Quizá la contratación de una empresa especializada que ayudó a las autoridades en el proceso de licitación y luego a gerenciar el proyecto ha contribuido a su buena ejecución.

En Lima, en el 2014, se firmó el contrato de concesión para iniciar el proyecto de la línea 2 del metro de 35 km. La inversión del proyecto es de US$5.658 millones, por lo que el monto invertido por kilómetro es de US$161,7 millones.

La construcción de la línea 2 debería estar terminada para el 2020 y operaría en el 2021. No obstante, la construcción está retrasada casi 2,5 años. Esto se debe principalmente a los problemas por la expropiación de bienes inmuebles que impidieron la continuación de la obra. Varias hipótesis pueden explicar las diferencias de precios.

Lo primero es la calidad del suelo y la profundidad de la excavación que impactan en el costo de excavación y en el de las estaciones. También influyen la cantidad y el tipo de estaciones. Asimismo, el grado de automatización en la operación y el equipamiento para seguridad.

Otro factor importante es la rapidez y costo de las expropiaciones. Finalmente, el tipo de sistema de excavación de túneles puede ser un distintivo importante de costos.

En resumen, cada metro es único. No se pueden comparar costos por km. sin hacer un análisis profundo de las características de los metros. Lo que sí es responsabilidad del gobierno son los retrasos en el proceso de expropiación, los montos extras que se deben pagar y el tiempo que se está retrasando la construcción. Esperemos que en la línea 4 se tomen las precauciones del caso, tales como la adquisición de predios, reasentamientos, relocalización de redes e interferencias, para tener a tiempo una infraestructura de transporte público masivo de calidad.

Fuente El Comercio

Translate »